lunes, 22 de febrero de 2010

Quedarme allí...


La mujer de los sueños
resulta con grietas.

(otra vez)

Se extiende su voz como un
eco de finas y mudas cicatrices.
Los seres distraídos cuelgan de luces
suspendidas.

¿Sabías que en las ciudades modernas
las escaleras bajan solas?


Me imagino descendiendo al infinito
y sin tener que buscarlo en las
estrellas nocturnas,
quedarme allí,

varada en las frías
baldosas de lo inminentemente real.
Jolie. Todos Los Derechos Reservados.

2 comentarios:

Esencia dijo...

Triste y deacaído ánimo en una letras esbeltas.

Saludos, con cariño, esencia.

dear dijo...

siento que voy al fondoooo... cayendo.